22 ago. 2019

Aconga vs Reigaz

La primera batalla se dió entre Aconga y Reigaz, el más pesado y duro contra la más rápida y letal. Días luchando en la gran cordillera de Brotegeon, la llanura más alta y larga del mundo, un lugar favorable para ambos contrincantes. Mientras Aconga buscaba encerrar a su rival entre la gran extensión de montañas, Reigaz se camuflaba en la punta de ellas donde abundaba la nieve, entre las nubes se asomaba sigilosamente para atacar con emboscadas a su inmenso oponente. Finalmente la batalla la ganó Reigaz, porque a pesar de la gran fuerza y dureza de Aconga, no fue suficientemente rápido para aplastar a la dragona, quien tras innumerables emboscadas logró fatigarlo y vencerlo con un golpe letal que casi lo destruye.

Igüel se sentía muy avergonzado por la derrota, creyó que su campeón iba a aplastar fácilmente a la criatura de Avenma. El Titán perdedor debió reconstruir la cordillera que graves desgastes había sufrido por la batalla, la ganadora pasaría a la segunda ronda del primer torneo y ambos campeones debían descansar para recuperar sus fuerzas.

Los primeros torneos

Antes de que los campeones titánicos descansaran por un tiempo indefinido, se la pasaban de torneo en torneo, organizados todos por sus mismos Titanes. Debían entrenarse para enfrentar a Heigar y Krager en caso de necesitarse, por lo que debían estar siempre en forma para tal hecho.

No todos se crearon a la misma vez, pasaron muchos años hasta que se hicieron del primero al último, en su caso fue Uran. Una vez nacido Uran, empezaron los preparativos, otro par de años organizando lugar, hora y reglas. Llevaba tiempo porque debían saber como trabajar rápidamente al finalizar el torneo, ya que las catástrofes que estos causaban eran de gran peligro para el curso del mundo.

19 ago. 2019

Uran, el mito

Del tamaño de un pequeño cerro, cubierto por completo de un pastizal, reposa envuelto en su cuerpo desde que fue creado. Spora lo adora, nunca le gustó que participe en el torneo de campeones, por lo que siempre lo tuvo en un descanso eterno. Pero según comparan los titanes, su fuerza y poder no se compara al de ningún otro campeón. Con forma de oso grizly solo se levanta para descansar en un lugar diferente.

Baldrag, el fatalista

Inspirado en una de las creaciones de Bhior, Kagrao hizo a su campeón de forma humana, llamándolo Baldrag. Con todo el cuerpo pintado tribalmente, anda en tapa rabos y botas cumpliendo con los veredictos de su señor. Se le otorgó el don de la luz, por lo que cuando despierta su fuerza sus dibujos se iluminan haciendo que brille su cuerpo. Kagrao se siente muy orgulloso de su campeón, no solo por sus grandes destrezas, sino también por su gran sentido de la justicia.

14 ago. 2019

Reigaz, la cazadora

Con un impactante color blanco adornado de detalles turquesa, el campeón de Avenma es un dragón de gran tamaño, pero no tanto como otros campeones. Pero a pesar de eso este cuenta con increíbles destrezas físicas, además de que puede volar a velocidades inimaginables para cualquier ave u otro animal volador. Reigaz, fue bendecida por su madre con el don de usar el aire a su favor, pudiendo hasta doblar árboles con su violento aleteo.

Krager, el inminente

La más peligrosa y posiblemente la más destructiva criatura en todo el mundo, el campeón de Heigar. Con la habilidad otorgada de tomar cualquier forma que quisiera, aunque siempre con intenciones ofensivas, es capaz de adquirir el temaño de Aconga, la fuerza de Bartlas, o la flexibilidad de Gorgon. Sin límite alguno en sus capacidades físicas, Daemon es el campeón más temido entre todos los seres, incluídos algunos Titanes.

Gorgon, el latente

A pesar de levantar olas inmensas con sus emersiones, el campeón de Ógenas es una criatura sigilosa, invisible para quienes andan en la superficie del agua. Sus interminables tentáculos se asoman hasta su preza sin que ésta se entere, para ser aprisionada por ellas y luego terminar devorada. Gorgon se oculta en las profundidades del océano esperando la invocación de su madre.

13 ago. 2019

Aconga, el coloso

Sosegado en las llanuras, Aconga, campeón de Igüel, es el coloso oculto en forma de montaña. Cuando su padre lo llama, se levanta separandose del suelo a la vez que logra que las nubes se desplazen. Mostrando una imponente silueta desde muy lejos, logra que cualquier animal migre en sentido contrario a semejante criatura. Es uno de los más fuertes entre los campeones, pero igual de torpe y lento.

Camba, la fiera

Al ser uno de los pocos especialista en creación de criaturas, Bhior tiene una de las más feroces campeonas del mundo. Bartlas, pequeña y tierna como un oso bebé, con el afecto suficiente para siempre querer jugar con los demás, hasta que la hacen llorar. Su llanto es como el grito de una tormenta, al despertar su furia, su apariencia se vuelve monstruosa e inevitablemente agresiva. Es capaz de aplastar a cualquier criatura con sus enormes manos y correr a una gran velocidad en dicha forma. Lo único capaz de volverla a su forma natural es la muestra de amor de un ser querido.

8 ago. 2019

Campeones

Cada Titán tenía un campeón o mascota, si bien eran siervos que dedicaban su existencia a cumplir con las exigencias de sus dueños, también eran un arma que servían como protección para cada uno de ellos. Los titanes eran muy poderosos, pero las creaciones de Heigar eran cada vez más fuertes y agresivas, debían tener mucho cuidado de no ser cazados porque arrastraban a sus presas hasta la oscuridad, donde él era insuperable en fuerza y podía consumir cualquier tipo de ser o cosa.

Aconga vs Reigaz

La primera batalla se dió entre Aconga y Reigaz, el más pesado y duro contra la más rápida y letal. Días luchando en la gran cordillera de ...