21 mar. 2019

Expediciones.

Gracias a los aprendizajes obtenidos de diferentes culturas y personas, Gragor y Astari lograron mejorar la calidad de sus entrenamientos, la fortaleza de sus grupos y las alianzas son grupos de otros reinos. Desde entonces Gragor y Boruma lideran misiones a diferentes lugares del mundo, expediciones donde refuerzan enlaces y conocen nuevas tierras, personas y costumbres. Las misiones de paz se volvieron objetivos muy importantes para estos grandes líderes, a la vez que entrenaban a sus guerreros, les permitían descubrir nuevos horizontes y a sí mismos.

Párdaaro.

Una bestia úrsida casi tan grande como un rinoceronte blanco, usualmente es montura de hombres tan grandes que un simple caballo no los soporta, no es tan veloz como cualquier otra montura, pero lo suficiente para transportar a personas de gran tamaño y peso. En su estado salvaje solo pelea para sobrevivir contra los depredadores, aunque al ser adiestrado por razas guerreras se vuelte una bestia muy peligrosa.

Mentales y Corporales.

Desde que los tres grandes maestros bélicos crearon su propio ejército de hombres y mujeres libres, dividieron en dos principales categorías a sus guerreros, y desde ahí otras cuantas subdivisiones dependiendo de sus habilidades y capacidades. Estas dos son los Mentales y los Corporales, ambos son muy buenos oponentes, aunque sus diferencias son muy grandes y pueden definir de diferentes maneras el resultado de la batalla, peligrosos son cuando te enfrentas a ambos a la vez, la variedad de ataques y defensas son tan grandes que se requiere de inmensas destrezas para enfrentarlos.

Guerrero oscuro.

Cuenta la leyenda thangera que un tirano emergerá de entre guerreros, sucumbiendo ante la oscuridad y dispuesto a someter al mundo entero. Arderá el pueblo, tiempos de muerte y miedo se acercan, pero cuando todo parezca estar perdido, un guerrero algo diferente, con una inmensa luz aparecerá para enfrentar la oscuridad de su oponente y derrocarle. Ante el descubrimiento de esta profecía, los grandes maestros decidieron dedicar la vida de sus mejores hombres a la búsqueda del guerrero blanco, porque una vez que surga el guerrero fraudulento, será casi imposible detenerlo, ya que el guerrero blanco es solo una leyenda inspirada en la esperanza de la gente.

Guerrero blanco.

Cuenta la leyenda que cuando todos son sometidos por un poder oscuro, tan maligno y destructor que nadie puede resistirse, aparece un guerrero blanco, llamado así por la luminosidad de su armadura y por ser el único capaz de derrocar al tirano oscuro que asesina a su gente. Antiguos guerreros de la meditación lograron descifrar esta leyenda mediante observación del comportamiento bélico y meditación de sus propias habilidades y sentimientos, lo que los llevó a descubrir la profesía sobre un guerrero oscuro y un guerrero blanco que lucharían por el equilibrio de las magias.

19 mar. 2019

Humanos, una raza ancestral.

Los humanos fueron una raza ancestral que dieron pie a la diversidad de mediohumanos que habitan en todo el mundo, aún se deconoce el por qué de tantas especies con un gran parecido a esta antigua raza que alguna vez dominó la tierra, el mar y los cielos. Tampoco se sabe cómo es que dejaron de habitar entre el resto de especies, pero el nivel tecnológico y sociocultural de los mismos llegó a inimaginables condiciones, lo que los llevó a desaparecer. Quién sabe si siguen entre el resto de razas o viajaron a otro lugar del cosmos para descubrir nuevos secretos.

Cabrón.

Una raza que se caracteriza por tener cuernos y rasgos característicos de una cabra, aunque otras especies los comparan con demonios, pero lo cierto es que son seres muy espirituales con muchos dioses y solo combaten para defender a su gente como una gran tribu. Sus contexturas físicas son exageradamente diversas, desde muy delgados y pequeños hasta muy grandes y robustos, con cuernos que son tanto rectos como curvos, largos, cortos, en rulos, con caída, subida, entre otros tantos estilos. Son excelentes portadores de habilidades mágicas, sus miembros más peligrosos son los dedicados a la magia espiritual, conocidos como chamanes.

17 mar. 2019

Hora de pelear.

El día era precioso, unas pocas nubes que paseaban por el cielo haciendo sombras, el valle se veía mas verde que de costumbre y las montañas imponían su presencia alrededor del campo.

Un grupo de cuatro hombres levantaban piedras muy pesadas y las lanzaban hacia adelante paralelamente, uno de ellos iba más adelante que el resto, con sus cuerpos cansados y mojados de transpiración seguían avanzando hasta donde había otro hombre marcando la llegada, su maestro.

El  que iba primero hace el último lanzamiento y se desploma en el suelo junto a la roca, los otros dos iban muy semejantes y llegaron casi empatando por muy poca diferencia, y el último llega apenas un poco mas tarde que los otros dos, poniendo un tremendo esfuerzo físico para no llegar tan al final. Todos tirados en el suelo, como pescados fuera del agua intentando buscar para respirar, se festejan entre ellos el haber terminado la práctica.

-Maestro: Muy bien, descansen un poco y tomen agua que vamos a seguir con unos combates. - Dice mientras hace un gran círculo con una rama, donde pelearían sus discípulos.

15 mar. 2019

En búsqueda de la tropa pirata.

Luego del victorioso hundimiento del desconocido navío, Leono y su tripulación volvieron a Camporiu en busca de aliados para el plan de viaje que tenía en mente. En Hipolda, la ciudad más alejada de la capital, se encontraban los humanos más oscuros de todo el continente, maliciosos piratas dispuestos a todo por riquezas, se la pasaban embriagados mientras esperaban las necesidades de algún avaro capitán y su nave.

Leono era un viajero del agua, pasaron años desde la última vez que entró a una civilización lejana a la costa. Desde la playa, donde dejaron al Dragón Marino, como llamaban a su barco, el viaje era a pie, ya que nadie podía dejar una montura atada en Hipolda sin que sea robada y vendida. Tres días a pie, acompañado solo por sus cuatro mejores hombres para no llamar la atención, sin contar a Magara, quien se quedó a cuidar la nave con el resto de hombres.

Nada había cambiado, Hipolda seguía igual de podrida, tantos robos, muertes, vicios, sectas y el hambre la hacían un lugar solo para gente que ser perdió alguna vez en sus pecados y no nunca logró salir. El sol calentaba la madera de los ranchos y hacía destilar a los ebrios que dormían en las calles, mas que vendedores parecían acosadores, todos ellos intentando vender instrumentos basura a los turistas y forasteros. La Jarra Del Mendigo era una taberna que siempre sobrevivió en esa ciudad, tanto por la cantidad de viciosos como por la peligrosidad del tabernero, un hombre respetuoso pero de temperamento agresivo cuando lo trataban sin respeto a él o su taberna. Los cinco piratas entran por la ciudad hasta la taberna sin llamar la atención y entran. Dos pisos de ruido continuo en diferentes situaciones, prostitutas y clientes corriendo por los pasillos, borrachos peleando vergonzosamente sobre una gran mesa, apostadores discutiendo por sus pérdidas y los melancólicos contando sus penas en la barra. Leono le pide a sus hombres que se dispersen sin llamar la atención mientras él habla con el tabernero, a quien conocía como Wilham.

-Leono: Ey, tabernero! Quiero una espesa cerveza, y más vale que no esté caliente.- Dice en un tono altanero, por lo que levanta la mirada con indiferencia hasta que se sorprende al ver la cara del pirata.


-Wilham: Ja! Creí que los sucios piratas solo tomaban ron de pésima calidad. - Contesta y se le escapa una sonrisa.

-Leono: Pero la cerveza es para festejar con viejos amigos. -Dice con una gran sonrisa y eleva sus brazos para saludarlo.

-Wilham: Qué te trae nuevamente a este horrible lugar? Me siento alagado, pero dudo ser toda la razón de tu presencia. - Llena una gran jarra de la mejor cerveza.

-Leono: Sí, es cierto. Estoy haciendo crecer a mi tripulación y estoy buscando unos cuantos hombres.

-Wilham: Por qué un capitán de tal prestigio, vendría al peor lugar del mundo, donde los tipos más oscuros e infieles se encuentran, para construir su tropa? - Se apoya con el antebrazo sobre la barra.

-Leono: Los mejores hombres son los más avaros, ellos son fieles a una misión que traiga recompensas, sobre todo si se trata de grandes riquezas. - Se empinaba y dejaba bajar rápidamente el líquido de la jarra.

-Wilham: Grandes riquezas, estás diciendome? - Comienza a interesarse.

-Leono: Así es... Creo. 

-Wilham: Crees? Cuál es el objetivo?

-Leono: Todavia no sé, pero lo sabremos, y quienes vayan con nosotros.

-Wilham: No seas absurdo, quién va a ir a una misión de la que no se sabe el objetivo ni la recompensa?

-Leono: Bueno, sé que hay un peligroso oponente y una gran recompensa. No puedo darte detalles ahora, pero vi algo que nunca nadie vio más allá del océano. - Se termina la cervaza y apoya firmemente la jarra sobre la barra. 

-Wilham: Algo como qué? - Wilham sigue curioso pero empieza a perder la paciencia.

Leono sonríe de oreja a oreja y empieza a contarle sobre el viaje, luego de hablar otro rato con Wilham, este le asegura conseguirle los hombres más duros de Hipolda y más barcos. Los hombres de Leono empezaron a pelear con unos borrachos y después de noquearlos recibieron órdenes de pasar la noche ahí para descansar. Al otro día debían planear el viaje que les enseñaría lo que hay más allá del océano.

11 mar. 2019

Maestros Blanco y Negro.

Hubo una vez dos grandes maestros del combate cuerpo a cuerpo, ambos de gran sabiduría y experiencia en la lucha. Uno de ellos, llamado por sus conocidos, maestro negro, era un especialista en técnicas de golpes directos al cuerpo con cualquiera de sus extremidades, podía destruir los huesos del cráneo de su oponente con un solo golpe de puño. Aunque ambos eran grandes leyendas de batallas uno a uno, este tenía la inquietante necesidad de buscar las peleas para, según él, mantenerse en forma, a pesar de tener el cuerpo entero lleno de cicatrices. Su mejor herramienta siempre eran sus palabras, insultando y denigrando a su contrincante hasta bajarle el autoestima para luego, definir el combate con sus golpes. El otro, llamado por sus conocidos, maestro blanco, se lo conocía por ser dominante en técnicas de derribe y desarme, usando el cuerpo de su oponente para neutralizarlo haciendo el menor daño posible, nombrado noble por unos, pero inútil por otros, ya que se decía que en una batalla real esas maniobras físicas no le ayudarían por mucho. Y a pesar de ser un excelente peleador, este maestro no tenía necesidad de pelear, jamás, hasta evitaba peleas usando sus persuasivas palabras para calmar a su adversario, minimizando enemigos, y multiplicando amigos en todo el territorio.

Expediciones.

Gracias a los aprendizajes obtenidos de diferentes culturas y personas, Gragor y Astari lograron mejorar la calidad de sus entrenamientos, l...